Literatura

Barnes & Noble: la caída de una de las librerías más grande de EE UU

Las grandes librerías como Barnes & Noble llegaron a ser vistos como el flagelo de las independientes. Luego de Amazon, con precios baratos y una variedad de productos sin precedentes, las librerías independientes están demostrando más confianza y ventajas que una cadena como Barnes & Noble en el mercado estadounidense.

Imagen: Amazon Books

Motivos para viajar a Nueva York siempre hubo muchos: ir al teatro en Broadway, conocer el Empire State, llevarse las últimas novedades tecnológicas, comprar saldos textiles o, para los bibliófilos, pasar horas conociendo las novedades o leyendo libros en Barnes&Noble, la mayor librería de los Estados Unidos fundada en 1873, cuya sede central se encuentra en la muy concurrida zona neoyorquina del Lower Manhattan y con sucursales en Broadway o la Quinta Avenida. Consecuencia de la costumbre, cada vez más arraigada entre los consumidores de comprar via Internet, Barnes & Noble cuenta actualmente con 632 filiales y 26.000 empleados. Ocho años atrás eran 717, y la tendencia continúa en declive.

Mientras el valor bursátil actual de Amazon, el gigante del comercio online, se situá alrededor de 736 mil millones de dólares y su fundador Jeff Bezos ya es el hombre más acaudalado del planeta, los propietarios de Barnes & Noble presentaron en su último balance trimestral, un déficit de algo más de 63 millones de dólares. La empresa cotiza en la Bolsa de Nueva York, su valor bursátil actual es de aproximadamente 340 millones de dólares. Las perspectivas para todo el 2018 tampoco son alentadoras, previéndose una caída en las ventas de cerca del 5 por ciento con respecto al año pasado. La ola de despidos en Barnes & Noble, principalmente de sus empleados más antiguos, no se detiene. Según informes periodísticos, en las últimas semanas habrían sido desvinculados de la empresa 1800 históricos a lo largo y ancho de todo el país.

La desaparición de librerías es un proceso que lleva años en los Estados Unidos. Borders, la principal competidora de Barnes & Noble durante décadas, se declaró en quiebra en el 2011. En 2017, desaparecieron de un plumazo las 45 filiales que la cadena Book World tenía en la región del Midwest estadunidense, que comprende 12 estados y ciudades como Chicago, Mineápolis, Detroit o Cincinnati. Datos relevados por el Instituto de Estadísticas de los Estados Unidos revelan que las ventas en librerías cayeron en los últimos diez años en un 35 por ciento. El año pasado se vendió en librerías por 10 730 millones de dólares; un 3,6 por ciento menos que en 2016. Amazon fue el claro ganador: sus ventas de libros totalizaron los 178 millones de dólares, equivalentes a un 35 por ciento más que en 2016. La fórmula de sumar desde artículos de papelería hasta juguetes para compensar la caída en las ventas de libros tampoco parece estar dando resultados. Esos productos, en librerías, se vendieron aún menos que los libros.

Amazon, principal verdugo de las librerías en el mundo, estaría indicando hacia dónde se dirige el negocio a futuro de la venta física de libros. La tienda de comercio online lleva algún tiempo abriendo librerías propias –a pasos de la exclusiva Quinta Avenida– ya suma doce “bookstores” repartidos por todo el país. Cuatro más abrirán, próximamente. Son locales mucho más pequeños, con una oferta más reducida. Casi todos los libros expuestos son éxitos de venta (“bestsellers”) han sido escogidos por el programa de algoritmos que maneja la empresa como títulos prometedores. Conocedores del negocio creen que las librerías, en parte también por estar ubicadas en puntos neurálgicos, son “pantallas” que responden a una acción de marketing para llamar la atención sobre la marca. Amazon puede darse el lujo de perder dinero con su nuevo negocio de librerías.

En otros importantes mercados de lectores también se consolida la tendencia negativa hacia la lectura de libros. En Alemania, por ejemplo, las ventas en librerías cayeron en 2017 un 3 por ciento comparadas con el año anterior, mientras las ventas globales de libros también disminuyeron de un año al otro en un 2 por ciento, según informe de la Cámara alemana del Libro

En España, el mercado editorial continuó su recuperación de los últimos tres años, aunque aun se encuentra lejos de los 3123 millones de euros recaudados por ventas en 2008. El último análisis del sector divulgado en julio último por la federación de Gremios de Editores de España señalaba que la facturación en 2016 alcanzó los 2317 millones de dólares. Los textos no universitarios acapararon el 36,9 por ciento de las ventas y los libros de literatura, el 19,3 por ciento.

✉ COMENTARIOS

1 COMMENTS

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Periodista. Autor del libro “JORGE: encuentros con alguien que no quería ser Papa”, biografía del papa Francisco editado en alemán. Nació en Argentina pero vivió la mayor parte de su vida en Alemania, donde trabajó durante muchos años para la Deutsche Welle, entre otros medios importantes de Europa. Trabajó como traductor e integró el departamento de medios de AFA (Asociación de Fútbol Argentino). Amante de la radio y de la cultura europea. Y aunque no le gusta que lo mencionen, obtuvo un Martín Fierro como mejor corresponsal de radio, cubriendo la caída del Muro de Berlín.