Historias Literatura

La ciudad dorada, una novela premiada que reconstruye la historia de Machu Picchu

32 años, cuatro libros y cuatro premios. La alemana Sabrina Janesch, además de prolífica y exitosa escritora, es también, periodista. Su último libro “Die goldene Stadt” (La ciudad dorada) publicado por Rowohlt una de las más prestigiosas casas editoriales de su país se encamina hacia una tercera edición. La historia de su novela de aventuras, al mejor estilo de las de Julio Verne, se focaliza en la rocambolesca vida del ingeniero y oficial alemán August Berns. Discurre en Perú, y obligará a reescribir lo que se sabía hasta ahora acerca del descubrimiento de Machu Picchu. El puntapié inicial, relata Janesch en la entrevista que concedió a Notas Libres, fue un breve artículo que descubrió en el diario “Süddeutsche Zeitung” de Múnich, haciendo mención a que una historiadora estadounidense reveló que el verdadero descubridor de Machu Picchu había sido un alemán.

Huyendo de Alemania por su deserción al servicio militar, Berns se traslada por vía marítima hasta el puerto de El Callao, en Lima. Ya en tierras peruanas, se incorpora por un período de seis años al ejército de ese país. Abandona el arma, y en su calidad de ingeniero es convocado para trabajar en la empresa de ferrocarriles del Perú, que construía la traza que condujera hacia la sierra. Una vez en plena cordillera de los Andes, decide invertir su capital en una expedición que lo llevará a descubrir Machu Picchu junto a su amigo y compañero de trabajo Harry Singer.

Fruto de las investigaciones que se extendieron por espacio de un año en Alemania y Perú, Janesch consigue reconstruir la vida del ingeniero en Alemania y sus andanzas peruanas, pero sobre todo demostrar que no fue el estadounidense Hiram Bingham quien descubrió Machu Picchu en 1911, como se creyó hasta entonces; sino que el primer hombre blanco en descubrir y dar a conocer las ruinas al mundo occidental fue el alemán August Berns en 1887. Ubicar el origen de la familia en Alemania y dar con sus descendientes fue una tarea detectivesca que le consumó a Janesch y algunos historiadores varios meses de trabajo.

“Sería un inmenso honor para mí ser leída en América del Sur, porque la historia que narro está muy enraizada con Perú. Además, siento un amor muy profundo por el subcontinente y en especial por Perú”.

Sabrina Janesch

Si bien, la novela se construyó con una serie de elementos arqueológicos, históricos y biográficos que la autora logró ir descifrando al grado de transportar al lector a ese mundo imaginario de los olores, colores y sensaciones que Berns pudo haber experimentado durante su expedición, la autora nos aclara que su trabajo no debe catalogarse como una investigación sino como una novela histórica con elementos de ficción. Consumado el éxito en las librerías alemanas, también debido a la excelente crítica que cosechó “Die goldene Stadt”, el siguiente paso sería llevar el libro a manos de los lectores peruanos y latinoamericanos en una traducción al español. “Sería un inmenso honor para mí ser leída en América del Sur, porque la historia que narro está muy enraizada con Perú. Además, siento un amor muy profundo por el subcontinente y en especial por Perú”, enfatiza Janesch, quien pasó tres largas temporadas investigando en ese país.

“Debe haber un interés específico de parte de una editorial extranjera por traducir mi libro”, señala la autora. Ojalá se manifieste.

✉ COMENTARIOS

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Periodista. Autor del libro “JORGE: encuentros con alguien que no quería ser Papa”, biografía del papa Francisco editado en alemán. Nació en Argentina pero vivió la mayor parte de su vida en Alemania, donde trabajó durante muchos años para la Deutsche Welle, entre otros medios importantes de Europa. Trabajó como traductor e integró el departamento de medios de AFA (Asociación de Fútbol Argentino). Amante de la radio y de la cultura europea. Y aunque no le gusta que lo mencionen, obtuvo un Martín Fierro como mejor corresponsal de radio, cubriendo la caída del Muro de Berlín.