Arte

El Golfo Pérsico, nueva meca del arte mundial

Louvre Abu Dhabi exterior

A nivel artístico, el estado de Catar y el emirato de Abu Dabi comparten una misma pasión: construir los museos mas excepcionales y adquirir las obras de arte más preciadas. Estos estados del Golfo Pérsico llevan años invirtiendo sumas descomunales de dinero en instituciones culturales como bibliotecas y galerías, o contratando a los arquitectos más renombrados del mundo. Pese a ser un país pequeño con algo más de 11.500 kilómetros cuadrados y 2.700.000 habitantes, la familia real catarí lleva años destinando verdaderas fortunas al arte y a la cultura. En noviembre pasado se inauguró en medio del desierto, en un barrio especialmente construido llamado la “ciudad de la educación”, en las inmediaciones de Doha, la capital, una biblioteca nacional con más de un millón de libros, construida por uno de los arquitectos estrella contemporáneos: el holandés Rem Koolhaas.

Los amantes del arte saben que Catar y Abu Dhabi son las nuevas mecas, que están casi a la altura de Nueva York, París, Roma o Londres. Los museos cataríes, por caso, se aseguraron colaborar con algunos de los artistas contemporáneos más famosos del mundo para atraer a nuevos visitantes. Entre ellos destaca el estadunidense Richard Serra. Catar, que en 2022 será sede del Campeonato Mundial de Fútbol, está tratando de conquistarse -algunos dicen comprarse- nuevas amistades a través del arte, en un claro indicio de que el arte es indiscutiblemente un puente entre las culturas, una embajadora y una generadora de grandes recursos económicos, gracias al turismo cultural.

El Museo de Arte Islámico, inaugurado hace diez años, diseñado por I.M.Pei, que alberga una de las más completas colecciones de arte islámico, fue el pionero entre las obras faraónicas en los estados del Golfo Pérsico. Cada pieza allí expuesta es una obra maestra en su género.

El distrito cultural que se está levantando en el vecino Abu Dabi no tiene nada que envidiarle a la “ciudad de la educación” catarí. Allí se inauguró en noviembre de 2017, el primero de tres monumentales museos: la primera filial del Louvre fuera de París, diseñado por el arquitecto Jean Nouvel. Más adelante llegará el turno del Guggenheim Abu Dabi y de su Galería Nacional. Imposible imaginar un museo más grande y excepcional! El convenio de cooperación suscrito en 2007 entre los gobiernos de Francia y Abu Dabi previó que Francia cedería 300 obras de sus colecciones en calidad de préstamo durante los primeros cuatro años, 250 a partir del cuarto y 200 desde el séptimo al décimo año.

Actualmente es posible admirar una escultura de Auguste Rodin, y obras de Leonardo da Vinci o el chino Ai Wei wei. Francia proporcionará anualmente al Louvre Abu Dabi cuatro exposiciones, y ayudará para que el nuevo museo pueda ir creando su propia colección de obras de arte. Nadie sabe a ciencia cierta cuánto dinero costó la realización de este faraónico proyecto. En el ambiente circuló con fuerza la suma de mil millones de euros, solamente para que los franceses cedieran el nombre de su museo. Lamentablemente, a un precio de 19 dólares, la entrada a este museo está fuera del alcance de la mayoría de la población extranjera que trabaja en Abu Dabi y gana, en promedio, 200 dólares mensuales.

✉ COMENTARIOS

1 COMMENTS

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Periodista. Autor del libro “JORGE: encuentros con alguien que no quería ser Papa”, biografía del papa Francisco editado en alemán. Nació en Argentina pero vivió la mayor parte de su vida en Alemania, donde trabajó durante muchos años para la Deutsche Welle, entre otros medios importantes de Europa. Trabajó como traductor e integró el departamento de medios de AFA (Asociación de Fútbol Argentino). Amante de la radio y de la cultura europea. Y aunque no le gusta que lo mencionen, obtuvo un Martín Fierro como mejor corresponsal de radio, cubriendo la caída del Muro de Berlín.