Greta_Thunberg habla ante la conferencia de cambio climático en Kattowice, Polonia
Buena vida Mientras tanto

Jóvenes del mundo decididos a salvar el planeta

Argentina (73%), Brasil (72%) y México (80%). Estos son los tres países latinoamericanos cuyos datos fueron evaluados para dibujar un mapamundi con los resultados de una encuesta global realizada en 2018 por el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático. El guarismo entre paréntesis indica que dos de cada tres personas sondeadas consideran al cambio climático como la principal amenaza que enfrenta el planeta. Sobre un total de 26 países relevados, el calentamiento de la Tierra con sus consecuencias colaterales es percibido en 13 estados como el problema que mayores riesgos presenta a la humanidad.

Un movimiento de protesta al que continúan sumándose centenares de miles de adolescentes en Japón y Australia, en los Estados Unidos, Bélgica, Alemania, Francia y Suiza, iniciado el año pasado por la militante contra el calentamiento climático y estudiante secundaria sueca autista Greta Thunberg de apenas 16 años, está alertando con sus movilizaciones masivas de los días jueves o viernes sobre esos riesgos para las generaciones futuras. Con su impecable inglés y en frases breves y de gran elocuencia, Thunberg consigue transmitir el mensaje que millones de jóvenes han hecho suyo.  En el mundo francófono se los denomina los “huelguistas del clima”. Su manera de protestar contra los responsables de este “crimen contra el planeta y la humanidad” es faltando a clase los días viernes, emulando así el ejemplo de la vegetariana Greta, que en agosto pasado se plantó por primera vez frente al parlamento de su país con un cartel que decía: “Huelga escolar en favor del clima”. Convertida en pocos meses en una superestrella, Greta ya fue recibida desde por el secretario general de las Naciones Unidas hasta por el presidente de la Comisión Europea.

Es tal la repercusión de su convocatoria, que los activistas con décadas a sus espaldas batallando por la misma causa no salen de su asombro. Todas las semanas se están desarrollando manifestaciones en un creciente número de países, a las que están sumándose ahora estudiantes universitarios. Para el 15 de marzo venidero se está organizando a toda máquina una movilización global en 150 ciudades contra el calentamiento de la Tierra. Este predicamento encontró eco en América Latina, por ahora, apenas en la ciudad colombiana de Medellín. En el continente africano hay seis países, desde Mali hasta Tanzania, donde desde hace semanas vienen desarrollándose movilizaciones.

Las autoridades escolares están ante el dilema si sancionar o no a los alumnos que faltan a clases para sumarse a las huelgas. No son pocos. El 2 de febrero se movilizaron en toda Suiza 65.000 jóvenes. En Australia, no menos de 15.000 salieron a las calles. En Bélgica, el país precursor de estas movilizaciones, existen cuatro ministerios encargados de formular políticas ambientales pero el país carece de una política claramente definida a nivel nacional para detener el calentamiento climático. Por sus calles las marchas se desarrollan bajo el lema de “haremos nuestras tareas cuando ustedes (los políticos) hagan las suyas”.

Hasta ahora, la actitud en Europa ha sido de condescendencia hacia los estudiantes secundarios. Incluso, se ha vuelto habitual que muchos maestros acompañen en las marchas a sus alumnos. La situación varía de país en país, pero en general los ministerios de Educación se han mostrado – hasta ahora- más bien tolerantes. Pero en la medida en que este movimiento continúe cobrando más fuerza, se espera que los colegios y las autoridades educativas abandonen sus posturas paternales y comiencen a aplicar sanciones.

Un estudio que la agencia espacial de los Estados Unidos (NASA) presentó este febrero incluye datos confirmando que el último lustro ha sido el más cálido a nivel global desde 1880, añadiendo que la temperatura mundial en 2018 fue la cuarta mas calurosa jamás registrada, por detrás de los años 2016, 2015 y 2017. Las evidencias científicas sobre los devastadores efectos que está teniendo el cambio climático ya son irrefutables.

✉ COMENTARIOS

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Redacción Notas Libres