Placeres

La importancia de elegir un buen transporte para tu viaje de vacaciones

Ya estamos en plenas  vacaciones , y los destinos de Chile y sus regiones  se preparan para una muy buena temporada, en gran parte porque todos desean hacer una pausa para iniciar un gran viaje de vacaciones recargados de energía.

Viajar es uno de los hobbies más enriquecedores y anti estrés, saludables para sentirse plenos, y la demanda es alta cuando los niños están de vacaciones. Para el empresario turístico, Director y  Fundador, Vicente Berguecio de Transportes Kaylen Ltda, es muy importante la seguridad y confianza al contratar un servicio a la hora de viajar, ya que la responsabilidad de trasladar a grupos de turistas es clave para que ellos vuelvan a los lugares de Chile “Las personas generalmente eligen destinos más económicos y se enfocan en el turismo interno, nosotros lo que hacemos es emprender y atender  la buena demanda, y va  en   aumento. Aún hay disponibilidad para viajes y paquetes de vacaciones contratando nuestros servicios, ya sea en el Norte, Sur o fuera de Chile”, señala.

El empresario de Transportes Kaylen Ltda lleva más de ocho años en el rubro junto a su socio Humberto Cannesa, quien reconoce que siempre hay que ser muy  responsables cuando se trasladan personas y sobre todo si se  viaja con familias a distintos lugares del mundo, así orientarlos, saber sus necesidades.

 “Cada vez que traslado a turismo se siente como acoger a una nueva familia para que disfruten sus viajes, entregándoles datos de hoteles, gastronomía y además que se sientan cómodos en un buen vehículo para llegar al  destino elegido”, indica Vicente Berguecio, encargado de Transportes Kaylen Ltda. Además de tener una trayectoria en entregar sus servicios  para medios de comunicación. Y cada vez entrega confianza a los turistas por su carrera y profesionalismo en viajes y seguridad tanto en Chile como Europa, y Latinoamérica.

En el mundo pueden haber muchos transportes,pero deben estar certificados y tener plena seguridad. Es por eso que  si es la primera vez que vas a utilizar un medio de transporte, estos son algunos de los tips más importantes: Infórmate sobre la documentación necesaria y asegúrate de llevarla el día que sales. Lleva un adaptador universal para los enchufes. Viaja con los medicamentos necesarios. Piensa positivo  y disfruta tu destino.  Y ahora ¿A dónde quieres viajar? 

Viajar es saludable y genera felicidad

1. Menos estrés y mayor bienestar emocional

La reducción del estrés parece el más evidente de los beneficios de viajar. Aunque sea una salida breve y a un destino no muy lejano, dejar atrás la rutina y el ritmo frenético de la vida en la ciudad permite desconectar, dejar atrás las angustias y disfrutar del presente. Pero atención: la actitud es importante, porque también existe el llamado “estrés vacacional”, un estado de tensión ocasionado por los preparativos del viaje, las inseguridades y dificultades que este pueda deparar, la sensación de que el tiempo no será suficiente para hacer en el destino todo “lo que hay que hacer”, etc.

Muchos estudios refrendan estos datos, como uno realizado por investigadores de Arizona, Estados Unidos, según cuyas conclusiones las mujeres que se toman más vacaciones son menos proclives a estar tensas, cansadas o deprimidas e incluso están más satisfechas en su matrimonio. Es decir, tienen mayor calidad de vida.

2. El cerebro, agradecido

Hasta hace tiempo se creía que el cerebro, a partir de la edad adulta, ya no se modificaba. Sin embargo, la ciencia ha demostrado que no es así: las neuronas pueden crear nuevas conexiones, e incluso se pueden formar nuevas neuronas, a lo largo de toda la vida. “Para ello es clave entrenar y estimular nuestro cerebro”.

Situaciones tan simples como la necesidad de adaptarse a nuevas sensaciones, paisajes, sonidos, aromas, etc., hacer un mapa mental del lugar en que uno está o tener que comunicarse en otro idioma estimulan el cerebro y lo vuelven más plástico y más creativo. “Viajar requiere, principalmente, aprender y memorizar todo lo extraño hasta que todo resulte normal y conocido. Esto es un desafío para tu cerebro y es como un entrenamiento acelerado”, añade Moltó. La SEN especifica que estos beneficios alcanzan incluso a personas que ya presentan una enfermedad neurológica.

Por su parte, una investigación efectuada por científicos de la Universidad de Jyväskylä, Finlandia, también halló una relación entre la movilidad corporal, originada por la “actividad social colectiva” que se da en los viajes, y un menor riesgo de mortalidad. Si bien, los trabajos en este sentido se refieren en general a personas mayores, está claro que la actividad física derivada de los viajes es beneficiosa para cualquier persona, sobre todo para aquellas que llevan una rutina cotidiana muy sedentaria.

3. Autoestima sólida

Todo viaje representa una suma de desafíos: desplazarse, habituarse a un sitio desconocido, relacionarse con su gente. Y cuanto más lejano es el destino, mayor el reto, ya que implica entrar en contacto con costumbres exóticas, idiomas desconocidos e, inevitablemente, problemas de diversa índole. Buscar los recursos para resolverlos y poder salir adelante potencia la autoestima como pocas otras cosas pueden hacerlo. El viaje, además, es una fuente de futuros recuerdos y anécdotas que contar, por no hablar de las posibilidades que brindan en este sentido las redes sociales. Como escribió George Eliot, seudónimo de la escritora británica del siglo XIX Mary Anne Evans, “nuestras andanzas viajan con nosotros desde lejos, y lo que hemos sido nos hace lo que somos”. Todo esto también contribuye con reforzar la confianza en uno mismo.

✉ COMENTARIOS

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Periodista, licenciada en comunicaciòn social. Magistrada en àreas de las Cs. de la Comunicación y Nuevas Tecnologìas. Me desarrollo en ámbitos de la salud, comunicación estratégica, academia, empresas, medios de comunicación; Tv , radial, escritos. Y mundo del ser espiritual. La medida de nuestra inteligencia es saber la capacidad que tenemos de cambiar. Si somos capaces de valorarnos, de ver nuestros defectos y de querer cambiar para mejorar y lograrlos, entonces seremos muy sabios.