Memorias

La Primera Junta que no fue

“La historia Argentina siempre nos da sorpresas. Y las verdaderas historias terminan siendo escuchadas entre líneas y con luces bajas”, analiza en esta columna la periodista Claudia Planes

 

La historia Argentina siempre nos da sorpresas. Y las verdaderas historias terminan siendo escuchadas entre líneas y con luces bajas. La primera junta de Gobierno no fue precedida por Saavedra. La Revolución de Mayo, que se produjo temporalmente entre el 18 y el 25 de mayo de 1810, se inició con la confirmación de la caída de la Junta de Sevilla y desembocó en la destitución de Baltasar Hidalgo de Cisneros como virrey del Río de la Plata y la asunción de la Primera Junta.

Castelli y Martín Rodríguez se presentaron el 20 de mayo y le demandaron a Cisneros la celebración de un Cabildo abierto para decidir el destino del gobierno de la colonia. El mismo se realizó dos días después, el 22 de mayo. En este se decidió la formación de una Junta de Gobierno. El día 24, el cabildo de Buenos Aires nombró una Junta, de la cual Cisneros fue nombrado presidente. Sin embargo, mucha gente rechazaba su permanencia en el cargo. Cornelio Saavedra afirmó que esa maniobra no se sostendría: la gente se rebelaría de todas formas, y los soldados desertarían de sus puestos.

Ante la aparente debilidad de la Junta, el grupo morenista preparó un levantamiento, pero los cuerpos leales a Saavedra se adelantaron. Gran número de hombres de las afueras de la ciudad ocuparon la Plaza de la Victoria —la actual Plaza de Mayo— con el apoyo de las tropas, en la noche del 5 al 6 de abril. Presentaron ante el Cabildo una serie de peticiones, que fueron aceptadas por la Junta y los jefes militares. El conservador Cornelio Saavedra no soportaba a Mariano Moreno por revolucionario. Y siempre se lo quiso encuadrar en una misma “línea” política o ideológica que Bernardino Rivadavia, a pesar de que Moreno consideraba a Rivadavia un mercantilista sin ningún honor ni título.

Moreno se fue entremezclando en disputas que iban más allá de lo jurídico para adentrarse en lo político. Y se iba ganando enemigos. La fecha de su nacimiento como de su posible deceso siguen en el anonimato para el común del pueblo argentino solo se lo reconoce a medias en nuestro día el 7 de junio (que no pertenece a ninguna de sus fechas personales) que publicó La Gazeta de Buenos Ayres, el primer periódico del nacimiento del país.

Resultaron reemplazados cuatro miembros morenistas de la Junta: Larrea, Azcuénaga, Vieytes y Rodríguez Peña. Como secretario de gobierno fue nombrado Joaquín Campana, que asumió el liderazgo de la Junta, compartido con Saavedra y el Deán Funes. Para juzgar a quienes atentasen contra el gobierno, se creó el Tribunal de Seguridad Pública.

“En la escuela oponen la figura de uno y otro, como que Moreno es el vehemente y Saavedra el templado; cuando en realidad los dos respondían a dos proyectos de país muy diferente. Se puede decir que representaban la derecha y la izquierda del gobierno, porque ya podemos hablar de derecha y de izquierda desde la época de la Revolución Francesa. Moreno, en este sentido, era la izquierda”.

Felipe Pigna

 

Una curiosa consecuencia de estas expulsiones fue la rebelión del cabildo de San Luis, adonde fueron internados algunos de los expulsados. Estos convencieron al cabildo de retirar la representación del diputado Marcelino Poblet, con la intención de debilitar a la Junta. Pero la Junta decidió que Poblet siguiera en su cargo; de esta manera se protegía de sus adversarios, pero también se restaba apoyo de los cabildos del interior. Eso sería determinante más tarde, ya que éstos no intentarían defender a la Junta frente a la presión porteña que causaría su caída, por no sentirse enteramente representados por ella.

Felipe Pigna, historiador argentino, autor del libro La vida por la patria, una biografía de Mariano Moreno, definió en una nota de la periodista Patricia Suárez para el diario Clarín: “En la escuela oponen la figura de uno y otro, como que Moreno es el vehemente y Saavedra el templado; cuando en realidad los dos respondían a dos proyectos de país muy diferente. Se puede decir que representaban la derecha y la izquierda del gobierno, porque ya podemos hablar de derecha y de izquierda desde la época de la Revolución Francesa. Moreno, en este sentido, era la izquierda”, dijo.

Los objetivos de Moreno en la Junta y en la Revolución chocan concretamente con Saavedra y el Deán Funes, quienes le van a contraponer una estrategia: cuando van llegando los diputados del interior son incorporados directamente a la Junta, lo que faltaba a la palabra y al derecho de lo que se había planteado. Esta estrategia sirvió para dejar en minoría a los morenistas, y provocar la renuncia de Mariano Moreno a su cargo de Secretario de Guerra y Gobierno.

Moreno pudo sentir en carne propia la profunda injusticia que se cometía y la ingratitud de sus compatriotas. Tuvo la dignidad de presentar su renuncia, indeclinable “como la de todo hombre de bien”, porque como también decía, “prefiere al interés de su propio crédito que el pueblo empiece a pensar sobre el gobierno, aunque cometa errores que después enmendará, avergonzándose de haber correspondido mal a unos hombres que han defendido con intenciones puras sus derechos”. Intentó resistir junto a sus partidarios el retroceso evidente que se avecinaba pero no pudo. Partió hacia una misión imposible que le costaría la vida. Sin embargo el morenismo siguió vivo y pudo florecer en la Sociedad Patriótica fundada por Bernardo Monteagudo

Mariano Moreno murió misteriosamente en altamar, en marzo de 1811. Pero aunque la situación parecía favorable a los dictados saavedristas, el curso de la guerra independentista permitió a los morenistas destituirlo y formar, sin su presencia, el Triunvirato.

✉ COMENTARIOS

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Nació en Quilmes. Licenciada en publicidad, Licenciada en medios de comunicación en la Universidad del Salvador. Productora y conductora periodística de Tv. y radio desde hace 30 años. Habiendo trabajado con todos los canales de aire y numerosas radios de la capital (Rock and Pop, Mitre, Splendid, La Red) radios del conurbano (Fm Melodía,fm San Fernando, Fm SI) Actualmente produce y conduce Ayer nomas, por Viaductoradio en el barrio de Belgrano Creadora de El jardín a la radio, Gente de mi ciudad , Ayer nomas.