Arte

Las obras de arte saqueadas de África más cerca de regresar a sus países de origen

Por primera vez, los museos etnológicos europeos están pensando qué hacer con las piezas arqueológicas o artísticas que tienen expuestas en sus vitrinas,   no les pertenecen. Este dilema cobró gran actualidad desde que el presidente de Francia, Emmanuel Macron, prometiera restituir en noviembre de 2017 desde la capital de Burkina Faso, las decenas de miles de objetos que los colonos robaron de las antiguas colonias francesas en Africa. Qué futuro le esperan al British Museum de Londres, al Museo Nacional de las Culturas del Mundo de los Países Bajos, o a los Museos Etnológicos de Berlín o Ginebra, que, como el Museo Jacques Chirac de Paris, albergan decenas de miles de piezas de diferentes orígenes. La reapertura tras cinco años de refacciones el sábado 8 de diciembre del Museo belga de Africa Central en Tervuren, puso sobre el tapete al más alto nivel político el debate de la pertenencia de esas colecciones. No es para menos, considerando que cuenta con cerca de 80.000 piezas en su mayoría del Congo, que no se sabe si fueron robadas, obsequiadas o adquiridas por misioneros religiosos, comerciantes o militares.

Estatuas en el Africa Museo Crédito: Reuters
Estatuas en el Africa Museo Imagen: Reuters

 

Poco se habla del brutal pasado imperial belga, que durante el reinado de Leopoldo II desde fines 1880 hasta 1908 se apropió del ex Congo belga administrándolo como si fuera un territorio de su propiedad. Durante ese período, se utilizó exclusivamente mano de obra indígena en condiciones de esclavitud para explotar el caucho y el marfil. La administración colonial instauró un régimen de terror, en el que eran frecuentes los asesinatos en masa y las mutilaciones; la más frecuente era el corte de las manos a la altura de las muñecas toda vez que la víctima no reunía la cuota de cuacho que le había sido asignada. El genocidio belga, uno de los más atroces en la historia de la humanidad, dejó un tendal de entre cinco y diez millones de muertos. La actual República del Congo obtuvo su independencia del Reino de Bélgica en 1960.

El museo, inaugurado en 1910 como herramienta de propaganda por Leopoldo II y ahora rebautizado como Africa Museum, considerado como el último museo de las colonias en Europa, ofrecía una visión de la supremacía y superioridad del hombre blanco. Con su reapertura se intentó tomar un poco de distancia de la mirada colonialista que ofrecía.

Los académicos Benédicte Savoy de Francia, y Felwine Sarr de Senegal, autores de un informe encomendado por el presidente Macron conteniendo propuestas para la devolución de piezas que forman parte del patrimonio cultural africano, y presentado la última semana de noviembre de 2018, concluyó que si fueron enviados a territorio francés sin su consentimiento, los objetos deben devolverse a sus países de origen, en caso que éstos los soliciten. Los gobiernos de Benín, Senegal y la República del Congo – tres de los países con el mayor número de saqueos- ya se han pronunciado en tal sentido. Las consecuencias de este informe hace temblar a los conservacionistas europeos, que hasta el presente pudieron hacer crecer sus colecciones basándose en el principio de que tales colecciones no prescriben, para impedir su devolución. Según el informe Sarr/Savoy, entre el 90 y el 95 por ciento del patrimonio cultural africano se encuentra fuera del continente. Macron ya anunció la restitución de 26 obras que el gobierno de Benin reclama desde 2016.

Con seguridad que las discusiones acerca de la restitución de obras de arte no se restringirá exclusivamente al continente africano. El presidente boliviano Evo Morales obtuvo ya en 2014 la restitución de una estatuilla del Dios de la abundancia Ekeko, en poder del Museo de Historia de Berna, Suiza, obtenida por un etnólogo en el año 1858, a cambio de una botella de cognac.

✉ COMENTARIOS

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Redacción Notas Libres