Columna Mientras tanto

Lima: la visita del papa, la desigualdad y un fingido paréntesis de fiesta

Casi un tercio de la población peruana vive en Lima, la ciudad que este 18 de enero cumple 483 años desde su fundación, y que este año coincide con la visita del papa Francisco. De acuerdo a las estimaciones de población del INEI (Instituto Nacional de Estadística e Informática), “la provincia de Lima tiene una población de 9 millones 320 mil habitantes, al año 2018”: de las cuales 4.371,100 personas están ocupadas; siendo el 54.4% hombres (2.37 millones) y el 45.6% mujeres (1.99 millones). Según su categoría de ocupación, el 33.4% de las personas que trabajan son independientes (1.46 millones) y el 62.4% son dependientes (2.72 millones).

 

El aniversario 483° de Lima coincide con la visita del papa Francisco al Perú. Actualmente, la ciudad que fundó Francisco Pizarro en 1535 es un caos, pero está de fiesta. El caos en Lima no es por el alboroto de la llegada del jefe de la Iglesia católica, sino por los conflictos que afronta a lo largo de su historia: la inseguridad, la contaminación, el tránsito, la desigualdad, entre otros : algunos de sus principales problemas. Y, últimamente, la violencia de las fuerzas de seguridad con los manifestantes que protestan contra el indulto ilegal que el presidente de la República Pedro Pablo Kuczynski le otorgó, como regalo de navidad, al ex dictador Alberto Fujimori.

Mientras algunos medios solo hablan de la indumentaria o la comida del papa durante su estadía en tierras peruanas, las calles de Lima siguen siendo un embrollo. No hace un mes que el presidente Kuczynski le otorgó el indulto a Fujimori, poniendo a Lima en un brete, sobre todo, el centro de la capital peruana.

Ahora, con Bergoglio en el Perú, Kuczynski aparenta solidaridad y le miente a la ciudadanía con el discurso de “construir un país solidario y sin violencia”, especialmente contra las mujeres y los niños, como en sus recientes mensajes posteados en Twitter.

Lejos quedó la aparente cualidad de “abuelito bueno” del presidente tras concederle el indulto al hombre que saqueó al Perú y asesinó, precisamente, a niños mujeres y hombres peruanos inocentes durante su mandato. Indolente con el dolor de los familiares de las víctimas perpetradas durante el fujimorismo, Kuczynski pretende purificar su alma con el papa.

Se sabe que en términos económicos, la visita del papa Francisco le ha costado al Perú más en comparación a lo invertido por el resto de los países de la Alianza del Pacífico que recorrió (México, Colombia y Chile). Según informó el diario La República de Colombia, el Perú destinó U$$11,45 millones a la visita del papa, ambicionando ingresos al país de unos US$180 millones por movilización de turistas durante la gira papal en tierra peruana.

Hoy la ciudad cumple 483 años de fundación. Y los principales problemas desde hace algunos largos años es la inseguridad, la contaminación, el tránsito vehicular y el precario sistema de transporte público.

Otro problema a no olvidar es la desigualdad. Solo basta desplazarse fuera de la capital para evidenciar las inmensidades que separan a Lima de cualquier ciudad peruana. Fuera de ella, la infraestructura y las condiciones de vida son atípicas por su aislamiento y falta de recursos. En Lima la desigualdad es incuestionable, como en todas partes del mundo. Pero hacía falta un muro entre pobres y ricos para marcar bien la disparidad de las clases sociales: como el llamado “muro de la vergüenza” de unos 10 kilómetros que divide a Las Casuarinas de Pamplona Alta. Entonces, seguramente hoy 18 de enero, con 483 años, Lima será una fiesta. Una fiesta para pocos, para el catolicismo, para el mismo presidente Kuczynski; menos para los pobres que tienen que pagar diez veces más el agua entre otros gastos para poder vivir.

Pero de todos modos Lima está de fiesta, por eso la visita del papa. Y por sus 483 años de fundación también. Y, después de que el jefe de la Iglesia católica se vaya, que el paréntesis de apariencia solidaria de su presidente se cierre. Y las movilizaciones contra su gobierno y contra el indulto ilegal a Fujimori continuen. La cita en las calles será el próximo 27 de enero.

✉ COMENTARIOS

1 COMMENTS

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Periodista formado en Tea y Deportea. Elegí el periodismo como una manera de cumplir con aquello de: “querer cambiar el mundo”. Y descubrí el periodismo cuando entendí que las personas no son fuentes sino voces que deberían ser escuchadas. Creo en el periodismo que transforma, que hace el bien y que genera interés en querer entender ese mismo mundo. Creo que hay historias que deberían ser contadas y que no tienen el espacio. Creo en el periodismo con una mirada constructiva que también sepa escuchar la voz del lector y que invite a su participación. Creo en la búsqueda de ser mejor, no en la de ser el mejor. Colaboré en Diario Publicable, Blasting News, El Lado G, Verum News y Lamula. Lector. Devoto del café. Impaciente. Confiado. Hincha del más grande. Y más.