Cultura digital Música

Los difusos límites del sampling

En la industria de la música es una técnica de muestreo digital de audio que funcionan como disparadores de ideas.

 

¿Cuándo el sampleo se puede considerar como plagio?
¿Cuándo el sampleo se puede considerar como plagio?

 

En colaboración con Juan Garrido y Juan Guzmán Dotto.

 

El sampling, la acción de tomar una porción de un sonido grabado y utilizarlo en otra grabación, ha formado parte de la cultura popular musical desde los años 70. Se trata de una herramienta cada vez más fácil de usar y disponible para cualquier aspirante a músico, gracias a nuevas tecnologías como softwares de edición de audio, pero también puede traer complicaciones. Aunque el término puede remitir al uso de grabaciones propias, por lo general se refiere al sampleo de canciones, y ahí entran en juego los límites éticos y legales de usar la propiedad intelectual de otra persona.

No hay más que ver la demanda del compositor Gilbert O’Sullivan contra el rapero Biz Markie en 1991, que sentó jurisprudencia en los Estados Unidos y cambió el sonido de la música hip hop. Markie había usado sin permiso una porción de una canción de O’Sullivan, práctica común en aquella época donde discos de hip hop contenían decenas de samplings, y el Tribunal del Distrito Sur de Nueva York determinó que esto era una violación de los derechos de autor del compositor. El álbum de Markie quedó fuera de circulación, el rapero publicó sólo dos discos más, a partir de esto se empezó a requerir permiso para usar samplings.

En la Argentina, sin embargo, la cuestión todavía no está clara. “El sampleo es muy nuevo, por eso no vas a encontrar casos de jurisprudencia. Estamos sobre terreno vírgen”, indicó Mauro Fernando Leturia, abogado especialista en derechos de autor. De hecho, Leturia está trabajando con el Ministerio de Justicia en un programa que evalúa renovar y modificar la ley 11.723 de propiedad intelectual: “La ley es muy vieja, de 1931, y tuvo reformas pero de música no le cambiaron nada. Parámetros objetivos no hay, lo que hay que hacer es analizar caso por caso”.

 

“En el final de la historia todos los músicos son un poco ladrones. Todos toman estilos y demás. El problema pasa por cuando se considera robo o influencia legítima”.

Mauro Leturia

 

Según el abogado lo que se compara en casos de música son, para empezar, la melodía, el ritmo y la letra, pero incluso con esto en mente no hay líneas duras al respecto. “Depende de la extensión de la canción, cuántos compases o cuántas cosas vos usás”, explicó Leturia, indicando que hay muchas canciones que comparten melodía o ritmo y que sin embargo no presentan similitudes obvias. “Si la obra es muy corta puede que sacar cinco segundos sea considerado ilegal, pero si la obra dura ocho minutos entonces no pasa nada”.

Leturia remarcó en la cuestión de la duración del sampling y la duración de la obra total, comparándolo al derecho de cita aunque siempre considerando que se admite que es material de otro. Como asesoría para evitar posibles problemas legales, el abogado aconsejó “hacer lo menos posible referencia a la obra anterior, hay que tratar de diferenciarse”. Aunque no hay fórmula fija comparado con las leyes de citas en obras escritas, lo ideal para Leturia es “tratar de separar, modificar, agregarle cosas en el medio. Cortar los minutos o segundos continuos para que no sea lineal”.

“Uso el sampling como punto de partida para arribar a algo absolutamente nuevo”

Diego Vainer

 

Así opera Diego Vainer, músico y productor asociado a la Union de Musicos Independientes (UMI). “Me gusta mucho tomar material, cortarlo y procesarlo de forma tal que el contenido autoral o tímbrico de la fuente desaparece por completo. Se invisibiliza la fuente”, explicó el compositor, que considera ineludible el uso del sampleo como herramienta en la música electrónica de hoy. “También me interesa tomar grabaciones de campo o grabaciones propias de instrumentos para manipularlas. Uso el sampling como punto de partida para arribar a algo absolutamente nuevo”.

Con estos métodos Vainer no ha tenido problemas a la hora de publicar obras donde usa el sampleo, y en lo personal y creativo el músico no ve al sampleo como plagio. “El sampling es una técnica de muestreo digital del audio. Pensarlo como plagio sería restringir el significado del procedimiento”, argumentó, recalcando el hecho de que se puede samplear grabaciones propias. “Siguiendo lo que indica la ley y la ética, o sea pedir los permisos correspondientes y aclararlo cuando es notoria la fuente, considero que abre una puerta a generar juegos interesantísimos de intertextualidad musical”.

 

“A través de un sample se pueden abrir puertas tanto rítmicas como melódicas que conducen hacia un resultado final muy diferente a la muestra original”.

M.Nueve 1k9

 

Parecido es el caso y la perspectiva del llamado M.Nueve 1k9, rapero y productor del sello discográfico independiente Nuñez bajo tierra, que se dedica a publicar canciones de hip hop en internet. “Los samples cumplen un rol importante a la hora de producir. En mi caso funcionan como disparadores de ideas”, explica el compositor, que como Vainer tampoco ha tenido problemas a la hora de publicar música con fragmentos de otras obras. “A través de un sample se pueden abrir puertas tanto rítmicas como melódicas que conducen hacia un resultado final muy diferente a la muestra original”.

Sampling - Notas Libres
“A través de un sample se pueden abrir puertas tanto rítmicas como melódicas que conducen hacia un resultado final muy diferente a la muestra original”.

 

“En el final de la historia todos los músicos son un poco ladrones. Todos toman estilos y demás. El problema pasa por cuando se considera robo o influencia legítima”, recalca finalmente por su parte Leturia, y aclara que el uso de estilos e ideas no es problemático aunque claramente al tratarse de una obra completa sí. “Judicialmente, Argentina es más informal en estos casos. La ley tiene pena de prisión, pero casos de condena por defraudación de derechos de autor no hay. Lo máximo es que procesen a alguien, pero no más que eso”.

“El punto debería ser tratar que haya una nueva creación”, aconseja Leturia. “Si el autor puede demostrar que lo que ha hecho es sustancialmente diferente a lo que estaba antes, va haber una obra nueva. Esa es mi visión”. Con el avance constante de las nuevas tecnologías y la cada vez mayor disponibilidad del sampleo, además de otros casos de alto perfil como The Verve perdiendo todo derecho a su hit Bittersweet Symphony por samplear una sección de un tema de los Rolling Stones, la ley de derechos de autor en la Argentina tiene mucho terreno por cubrir y mucho que considerar en el campo musical.

✉ COMENTARIOS

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Periodista formado en Tea y Deportea. Elegí el periodismo como una manera de cumplir con aquello de: “querer cambiar el mundo”. Y descubrí el periodismo cuando entendí que las personas no son fuentes sino voces que deberían ser escuchadas. Creo en el periodismo que transforma, que hace el bien y que genera interés en querer entender ese mismo mundo. Creo que hay historias que deberían ser contadas y que no tienen el espacio. Creo en el periodismo con una mirada constructiva que también sepa escuchar la voz del lector y que invite a su participación. Creo en la búsqueda de ser mejor, no en la de ser el mejor. Colaboré en Diario Publicable, Blasting News, El Lado G, Verum News y Lamula. Lector. Devoto del café. Impaciente. Confiado. Hincha del más grande. Y más.