Mientras tanto

Para terminar con la impunidad

Por Miguel Hirsch

Según Naciones Unidas, los crímenes que provocaron estas víctimas se han saldado con una condena para los culpables en solo el 7% de los casos, lo que quiere decir que la mayoría de los crímenes quedan sin esclarecer.

El 2 de noviembre fue el Día Internacional para poner Fin a la Impunidad
de los Crímenes contra Periodistas. La fecha se escogió en conmemoración del asesinato de dos periodistas franceses en Malí el 2 de noviembre de 2013. Ningún medio argentino se hizo eco, pese a que entre 2012 y 2016 fueron víctimas de crímenes en todo el mundo, según la UNESCO, 530 periodistas. Para la organización “Reporteros sin Fronteras”, la cifra es aún mayor, alcanzando un número de 577 hombres de prensa para el mismo período. Solo uno de cada diez asesinatos consigue esclarecerse.
Los últimos crímenes regionales fueron perpetrados el 8 de octubre contra la periodista radiofónica colombiana, Efigenia Vásquez Astudillo, en el
departamento del Cauca; contra el fotoperiodista mexicano Edgar Daniel Esqueda Castro, visto con vida por última vez el 5 octubre y cuyo cadáver apareció un día más tarde en las inmediaciones del aeropuerto de la ciudad de San Luis Potosí; contra el periodista televisivo hondureño Carlos William Flores, asesinado el 13 de septiembre en el departamento de Cortés; y contra Cándido Ríos Vázquez, quien pese a encontrarse, al momento de su muerte -el 22 de agosto último-, bajo el resguardo del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas del Gobierno federal mexicano, apareció acribillado en el estado de Veracruz.
En Latinoamérica, México y Honduras encabezan la dolorosa lista de periodistas asesinados.  En 2015 se situaron 25 asesinatos en todo el continente, ocupando el segundo lugar detrás de los estados árabes, con 37 crímenes ocurridos principalmente en Siria, Irak, Yemen y Libia, según la UNESCO.
La Organización contabilizó 98 asesinatos en 2014 y 115 en 2015. Del total de 213 crímenes ocurridos en esos dos años, 40 fueron perpetrados contra colaboradores free-lance, considerados los más vulnerable. Sobre esa cifra de periodistas asesinados en ejercicio de su labor, 195 eran hombres y 18 mujeres. En ambos casos, la mayoría trabajaban para televisión, muchos tenían nacionalidad siria y cubrían la guerra en su país.

La embajadora de Estados Unidos en México, Roberta Jacobson, se sumó al pedido de justicia para los crímenes contra periodistas y a la exigencia de poner fin a la impunidad, tras el asesinato de 130 periodistas mexicanos desde el año 2000.

“Los crímenes contra periodistas perpetúan el silencio. Crucial respaldar a víctimas y sus familias c/ sentencias”, escribió Jacobson en Twitter.

 

Resulta llamativo el hecho de que los llamados “reporteros ciudadanos” que difunden información en blogs de Internet o en las redes sociales, como Facebook o Twitter, estén particularmente en riesgo. De hecho, el número de víctimas que trabajaba para esos medios en 2015 saltó a 21 casos documentados desde los dos crímenes del año inmediatamente anterior. Debe añadirse que en 2014 las Naciones Unidas aprobaron por primera vez en una resolución, la necesidad de proteger a estos reporteros ciudadanos, lo cual obviamente no ocurre en los llamados estados fallidos como Afganistán o Siria. Aunque tampoco en países que acuñaron prestigiosos e influyentes medios de comunicación, como es el caso de México.

No solo aumenta la cantidad de periodistas asesinados, sino también los actos de violencia contra ellos. Uno de los preferidos por los gobiernos son los ataques a sitios web de periodistas no deseados, pero también las campañas difamatorias dirigidas contra ellos. Muchos, incluso, son rastreados en todo por momento por la vigilancia digital.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=xQFtUyYWbt8&w=560&h=315] Video: Naciones Unidas.

Recientemente, causó conmoción mundial el crimen de la periodista maltesa más famosa, Daphne Caruana Galizia, víctima de la explosión de un coche bomba, mientras investigaba, entre otros casos, los posibles vínculos de partidos políticos en Malta con una red libio-italiana de contrabando de combustible hacia Europa. Debe decirse que la República de Malta es el estado miembro más pequeño de la Unión Europea. Por tal motivo, los corresponsales acreditados ante la Comisión Europea decidieron que su sala de prensa en Bruselas lleve el nombre de la colega, también bloguera, asesinada el pasado 16 de octubre. Un día más tarde de perpetrado de este crimen, la Comisión Europea puso las 27 banderas de los países miembros a media asta en su homenaje.

La violencia contra los periodistas suelen empezar con campañas de propaganda política, para que de esta manera la opinión pública pierda legitimidad.

✉ COMENTARIOS

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Periodista. Autor del libro “JORGE: encuentros con alguien que no quería ser Papa”, biografía del papa Francisco editado en alemán. Nació en Argentina pero vivió la mayor parte de su vida en Alemania, donde trabajó durante muchos años para la Deutsche Welle, entre otros medios importantes de Europa. Trabajó como traductor e integró el departamento de medios de AFA (Asociación de Fútbol Argentino). Amante de la radio y de la cultura europea. Y aunque no le gusta que lo mencionen, obtuvo un Martín Fierro como mejor corresponsal de radio, cubriendo la caída del Muro de Berlín.