Literatura Mientras tanto

Por qué los medios tradicionales se niegan a desaparecer

Solo hay dos certezas sobre los libros y los vinilos: ambos medios de consumo y almacenamiento cultural, de otras generaciones, y aparentemente sepultados, continúan dando sorpresas.

 

“Tantas veces me mataron, tantas veces me morí, sin embargo estoy aquí, resucitando…” Esta popular canción de la cantautora argentina María Elena Walsh, llamada “Como la cigarra”, puede servir para ilustrar el fenomenal éxito que está teniendo el best-seller “Fuego y Furia”(“Fire and Fury”) del estadunidense Michael Wolff. Basado en testimonios extraídos de las mas de 200 entrevistas que el autor asegura haber realizado durante los primeros casi cuatro meses de gestión con empleados y funcionarios de la Casa Blanca para investigar y profundizar en el estilo de trabajo y la personalidad del presidente Donald Trump. El libro se agotó en muchas librerías a minutos de haber sido puesto a la venta.

A juzgar por la publicidad mundial que concitó el título ante la decisión de adelantar en cuatro días su fecha de aparición en los Estados Unidos, y por la inmediatez con la que se vendieron los derechos de traducción en distintas lenguas, da la impresión como si el libro nunca hubiera estado tan vivo como en estos días. Quienes llevan años profetizando su desaparición o hundimiento volvieron a equivocar su pronóstico. El éxito de ventas fue tal, que muchos lectores compraron el texto en tiendas electrónicas a ciegas, sin percatarse que hace 10 años el profesor canadiense de ciencias políticas de la Universidad de Toronto, Randall Hansen, publicó un libro bajo exactamente el mismo título que analiza las consecuencias de los bombardeos en la población civil alemana durante la Segunda Guerra Mundial. Los periodistas profesionales tenemos ahora un nuevo motivo para creer que el lector premia a los textos bien investigados, y a las crónicas bien narradas.

Según comentan los críticos que tuvieron un acceso inmediato al libro y ya lo han leído, “Fuego y furia” está escrito en un estilo cautivante y un lenguaje popular, aunque desde el punto de vista estrictamente periodístico carece de revelaciones que puedan hacer cambiar el curso de la historia. Muchos cuestionaron si cada una de las citas realmente fueron reproducidas textualmente. Destacan que Wolff, autor también de una biografía sobre el magnate australiano de medios Rupert Murdoch, acierta a la hora de describir el carácter de “jaula de las locas” en que se habría convertido el centro del poder mundial durante los primeros meses de Trump en la Casa Blanca. Nueve veces utiliza Wolff el término “idiota” para describir al presidente de los Estados Unidos. También recurre a los términos “incompetente” e “infantil”.

Convertido a los pocos días de iniciado el año en el más leído y codiciado del 2018, queda claro que el libro sigue en condiciones de movilizar a millones de personas, si bien es cierto, también, que su protagonista fue durante 2017 el personaje que más atención concitó en todo el mundo. Chartbeat, una empresa neoyorquina que analiza la audiencia de cualquier página web en tiempo real, acaba de difundir que en los medios mundiales, con especial énfasis en los anglosajones, Donald Trump fue por una amplísima ventaja el nombre más visto, escuchado y leído en todo el mundo durante 2017.

El año pasado trajo otras sorpresas. Medios de almacenamiento casi olvidados de otras generaciones, y aparentemente sepultados, continúan dando sorpresas. La compañía Nielsen Media Research, especializada en la medición de audiencias a nivel global, acaba de revelar en su informe final correspondiente a los Estados Unidos, que por duodécimo año consecutivo las ventas de discos en vinilo aumentaron en 2017 a un ritmo de 9,7% respecto del año anterior. Y ello en un contexto global en el que las ventas de álbumes digitales cayeron un 17% frente a un incremento del streaming del órden del 59% frente a 2016.

Las estrellas del vinilo fueron los ídolos de siempre: The Beatles con “ Sgt Pepper Lonely Hearts Club Band” , que vendió 79.000 vinilos, y con “Abbey Road, otro de sus álbumes más populares” que vendió 66.000 copias. Detrás les siguen EdSheeran, Amy Winehouse, Prince, Bob Marley, Pink Floyd y el álbum “Thriller” de Michael Jackson. Yeah, yeah, yeah!!!

✉ COMENTARIOS

1 COMMENTS

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Redacción Notas Libres