Columna Historias

Quién fue Félix Weil

La etnóloga y autora alemana Jeanette Erazo Heufelder se encontraba en Buenos Aires investigando la vida de la Madre de Plaza de Mayo Ellen Marx —quien perseguida por el nazismo logró huir de Berlín y llegó a Buenos Aires en 1939 junto con 50 emigrantes— cuando por casualidad dio con el personaje de su libro “Der argentinische Krösus”.

Hace sesenta años atrás se hablaba de la Argentina como el granero del mundo. Ahora, su presidente Mauricio Macri sueña con convertir al país en el supermercado del mundo. La riqueza agrícola-ganadera argentina que en su momento la catapultó a uno de los estándares de vida más altos del mundo es tan legendaria como aquellas imágenes de la ex primera dama Eva Perón, recibida en Madrid en 1947 como una heroína que, enfundada en costosísimas pieles y llegada de la lejana y rica Argentina, obsequiaba al régimen franquista barcos enteros cargados de trigo para distribuir entre los empobrecidos españoles de la posguerra.

Las fértiles tierras del campo argentino generaron inmensas riquezas entre unos pocos terratenientes. Eran aquellos estancieros latifundistas que viajaban a París en barco durante los años 20 y 30 del siglo pasado, literalmente “con la vaca atada” para que no les faltara su trozo de carne fresca. La explotación de la pampa argentina dio lugar al surgimiento de una aristocracia rural, conocida en el país como la oligarquía. Hubo familias, hoy destronadas, que amasaron fortunas. Alberdi, Alduncin, Anzorreguy, Aráoz, Ansorena, Anchorena, Alurralde, Apecechea, Báez Castex, Balbiani, Beccar Varela, Bunge, Basavilbaso, Bustillo, Blaquier, Carcano, Casares, Carboni, Cueto, Cossio, Costa Paz, Diaz Alberdi, Furno, Girado, Gazcon, Lugones, Quiroga y tantos otros son algunos apellidos vinculados a la oligarquía de entonces.

La etnóloga y autora alemana Jeanette Erazo Heufelder, de madre alemana y padre ecuatoriano, se encontraba en Buenos Aires investigando la vida de la Madre de Plaza de Mayo Ellen Marx —quien perseguida por el nazismo logró huir de Berlín a Buenos Aires en 1939 junto con 50 emigrantes—, cuando por casualidad dio con el personaje de su libro “Der argentinische Krösus”: el argentino de origen judío Felix Weil (1898-1975) nacido en Buenos Aires proviene de una estirpe bien diferente.

Weil fue un multimillonario marxista, que usó la fortuna de su padre- un comerciante de granos- para financiar íntegramente a la Escuela psicoanalítica más renombrada del mundo, conocida como la Escuela de Fráncfort, fundada en 1923. Por allí transitaron prestigiosos e influyentes intelectuales de distintas corrientes del marxismo o cercanas a él, como Theodor W. Adorno, Max Horkheimer, Erich Fromm, Friedrich Pollock, Karl Korsch, Walter Benjamin y Herbert Marcuse. En palabras de la autora, Weil fue un mecenas solo comparable al Bill Gates de nuestros días. A partir de este reconocimiento, se embarcó en la aventura de escribir un libro editado este año en Alemania por Berenberg, convertido en una de las revelaciones más importantes del año y celebrado por la crítica literaria alemana, suiza y austríaca.

Fascinó a Erazo Heufelder que un capitalista de formación marxista, como fue Felix Weil, haya sido posiblemente el gran y desconocido mecenas argentino. Al dejar inconclusa su biografía por sorprenderlo la muerte, es relativamente poco lo que se sabía acerca de sus vaivenes. El prolijo ensayo biográfico que entrega Erazo Heufelder a lo largo de 208 páginas convierte a su libro en una fascinante e interesante lectura: desgrana cómo el heredero de un emigrante judío, que amasó una gran fortuna, terminó convirtiéndose en el financista de la escuela de pensamiento psicoanalítico hasta hoy más predominante.

El libro desnuda las grandes dificultades que tuvo esta institución hasta salir adelante, y el desgarro interior que acompañó la vida de Felix Weil, tironeado entre la responsabilidad de continuar con los negocios que heredó de su padre y nunca lo entusiasmaron. Y sus ambiciones intelectuales. De paso, sumerge al lector en la Argentina de la abundancia vista con ojos extranjeros. Ya casi sin dinero, Felix Weil termina vendiendo, dos años antes de su muerte, un autoretrato que le pintó el artista George Grosz para asegurarse la subsistencia.

✉ COMENTARIOS

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Periodista. Autor del libro “JORGE: encuentros con alguien que no quería ser Papa”, biografía del papa Francisco editado en alemán. Nació en Argentina pero vivió la mayor parte de su vida en Alemania, donde trabajó durante muchos años para la Deutsche Welle, entre otros medios importantes de Europa. Trabajó como traductor e integró el departamento de medios de AFA (Asociación de Fútbol Argentino). Amante de la radio y de la cultura europea. Y aunque no le gusta que lo mencionen, obtuvo un Martín Fierro como mejor corresponsal de radio, cubriendo la caída del Muro de Berlín.