Mientras tanto

Radiografía de los influencers

En el  nuevo universo digital en que vivimos, los “influencers” fundan un pequeño imperio publicitario, marcan tendencias en redes sociales, llegan a grandes audiencias y dirigen campañas de importantes firmas o personas.

 

Son los nuevos niños mimados del marketing; los gurús del consumismo. Con sus millones de seguidores en todo el mundo, a través de las redes sociales, están en condiciones de definir la suerte comercial de un producto. Sus recomendaciones influencian – de ahí su denominación en inglés- la conducta de los consumidores. Su popularidad es proporcional al escepticismo de los millenials frente a los avisos publicitarios gráficos y televisivos. Las interacciones que los influencers generan con sus seguidores, sea a través de fotos y videos con los productos que promueven o de los chats que organizan en vivo, generan confianza entre sus simpatizantes, quienes los perciben como personas cercanas.

¿Podremos imaginar el futuro sin influencers? Cuesta creerlo. Lo que comenzó años atrás como una disciplina para algunos pocos descolgados, hoy está incorporado en todos los presupuestos de marketing de las principales agencias publicitarias. Las estrellas entre los influencers como Selena Gomez con sus 132 millones de seguidores o Kim Kardashian con 102 millones, obtienen hasta 550.000 dólares por cada post. Según mediciones hechas por empresas especializadas en seguimientos minuto a minuto de los consumos, los llamados sales push. Uno de cada tres seguidores adquiere algún producto o servicio promocionado por su influencer favorito.

Brandnew, la primera plataforma tecnológica europea especializada en vincular a las marcas con los influencers, publicó a principios de febrero de 2018 la radiografía más completa realizada hasta ahora de los influencers: los encuestadores realizaron 1200 entrevistas para saber qué los moviliza. Ganar dinero apareció mencionado en el cuarto y último lugar entre las preferencias. Solo el 45 por ciento declaró que era ese su principal móvil. Para el 60 por ciento, lo realmente atractivo es conseguir impactar a su público. El 49 por ciento busca incrementar su popularidad en las redes sociales.

La mayoría de los influencers mundiales, de los cuales el 62 por ciento son mujeres, se encuentran en Gran Bretaña. Los alemanes, quienes a su vez acaparan las preferencias entre los 800 millones de usuarios de Instagram, considerada por los influencers como la plataforma más importante, vienen en segundo lugar. Los estadunidenses aparecen en tercer lugar. El blog personal de los influencers es mencionado como el segundo canal de promoción más relevante. Facebook y Twitter aparecen en tercero y cuarto lugar, respectivamente.

Vale decir que para la industria de la moda, que acapara el 61 por ciento de las participaciones, Instagram es la red más popular. Seguido de la moda están, como blanco de sus promociones, los destinos turísticos, alimentos y bebidas.

✉ COMENTARIOS

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Periodista. Autor del libro “JORGE: encuentros con alguien que no quería ser Papa”, biografía del papa Francisco editado en alemán. Nació en Argentina pero vivió la mayor parte de su vida en Alemania, donde trabajó durante muchos años para la Deutsche Welle, entre otros medios importantes de Europa. Trabajó como traductor e integró el departamento de medios de AFA (Asociación de Fútbol Argentino). Amante de la radio y de la cultura europea. Y aunque no le gusta que lo mencionen, obtuvo un Martín Fierro como mejor corresponsal de radio, cubriendo la caída del Muro de Berlín.