Buena vida Turismo

Ruta de los Siete Lagos

Realizar el camino de los Siete Lagos es conocer las aguas que rodean a la Patagonia Argentina, las montañas, los bosques y la naturaleza que el sur del país regala

En Argentina hay una ruta que te permite conocer nuestro país de punta a punta, desde lo más alto en Jujuy, hasta la llamada provincia fin del mundo, Ushuaia.

A lo largo de los 107 km que presenta la ruta 40 hay un recorrido llamado “Los Siete Lagos”, el cual se encuentra ubicado entre Bariloche y San Martín de los Andes. Es un trayecto que deja disfrutar maravillosas vistas de los bosques andinos, los cerros nevados y los lagos en la Patagonia

Durante el tramo se conocen Bariloche, Río Negro, Villa La Angostura, San Martín de los Andes y Neuquén. En estos sitios se encuentran los siete lagos que le otorgan el nombre a la excursión: Nahuel Huapi, Correntoso, Espejo, Lago Escondido, Falkner, Villarino y Machónico. 

Si comenzamos nuestro camino por el lago Nahuel Huapi, sabremos que se comparte con las provincias de Neuquén y Río Negro. Tiene una superficie de 550 km, proviene del glaciar de la Patagonia Argentina y está alrededor del parque nacional homónimo. La tradición dice que es el hogar de Nahuelito, el monstruo del lago. 

Lo que deslumbra de sus aguas heladas es la transparencia, a través de él se puede ver uno mismo reflejado, incluso se pueden llegar a divisar las truchas que habitan en el Huapi. Para vivir aún más de cerca la experiencia, una de los paseos fundamentales que hay que realizar es abordar la lancha que recorre el inmenso lago.  Al conocer el Nahuel Huapi, también descubrirás el parque de Villa La Angostura.

El segundo lago que conocerás durante el trayecto que nos regala la ruta 40 es el Correntoso, llamado así por la fuerza con la que transita el agua, tiene 25 km2 de superficie y corre en sentido sur-norte. Para pasar el día y realizar distintos ejercicios, hay un balneario en el que se puede ingresar de forma gratuita. 

Luego del Correntoso se encuentra El Espejo, con una superficie de 44 km. Su nombre se refiere a la tranquilidad de sus aguas, debido a ello es uno de los más visitados en verano. Además que cuenta con múltiples actividades acuáticas, playa, baños y guardavidas. Se encuentra muy cercano a la ruta 40, tan solo a 12 km. 

El cuarto lago está oculto en el bosque, por ello lo llamaron Escondido. Tiene un largo de 10 km y un ancho 1.5 km, es muy pequeño al lado de los anteriores. Es perfecto para disfrutar de la naturaleza, rodeándose de la pureza de los árboles. 

En la provincia de Neuquén se encuentra ubicado el lago número cinco Falkner, el cual recibió el nombre en conmemoración a un sacerdote jesuita, llamado Thomas Falkner, quien escribió el libro “Description of Patagonia and the adjoining parts of South America”, contando los conocimientos que obtuvo durante su estadía en nuestro país, acerca de la región en la que vivió en contacto directo con nativos de diferentes tribus.   

En este sitio también se encuentra el lago número seis, Villarino. Al igual que el anterior, se denominó con ese nombre, gracias a Basilio Villarino. Marinero español que recorrió por primera vez la Patagonia y todos los lagos que se encuentran en ella.

Ambos corren en sentido este – oeste. Se conectan debido que el afluente de Falkner es el río que desagua el Lago Villarino. En los dos se pueden realizar actividades extraordinarias. Se encuentran rodeados por cerros, los cuales hacen que la excursión se convierta en turismo aventura. A su vez hay una playa en donde se puede acampar o realizar un picnic para pasar la tarde. 

El último lago es el Machónico. Se encuentra a 30 km de San Martín de los Andes. Se llega a través de la ruta nacional 234. Se puede acceder a un mirador que permite observar una fantástica vista panorámica del lago y las montañas. Siguiendo el camino, unos 100 metros adelante, se puede ver una senda de tierra que dirige a los turistas a la costa del Machónico, en donde podes sentarse y disfrutar de la naturaleza. 

La ruta de los siete lagos es una aventura hermosa para vivir entre amigos o en familia. Se puede experimentar de múltiples maneras. Podes acampar en los campings y vivir una experiencia en contacto con la tierra, dormir en los hostels con un grupo de gente que quizás no conozcas y hacerte nuevos conocidos o quedarte en las cabañas para disfrutar de un viaje relajado y con todas las comodidades que te ofrece la Patagonia.

✉ COMENTARIOS

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *